¿Por qué producir tu propia energía?

1.- No supone coste para el sistema eléctrico.

2.- El consumidor obtiene un ahorro económico y energético de por vida con una pequeña inversión.

3.- El sistema eléctrico mejora su eficiencia gracias a la generación distribuida, que permite un ahorro energético no inferior al 10%, al evitar las pérdidas por transporte porque la energía se produce cerca de los puntos de consumo.

4.- Reduce el consumo de combustibles fósiles y la dependencia energética del exterior, lo que mejora la balanza de pagos.

5.- Reactiva la actividad económica e industrial nacional y aumenta la competitividad de las empresas y la generación de empleo de calidad.

6.- Se reducen las emisiones de efecto invernadero.